Bon profit - Buen provecho - Good Apetit - Bon Appétit - Buon appetito - Guten Apetit - on egin - eet smakelijk - hyvää ruokahalua - smaklig måltid - bo apetito - kos deg med maten - Καλή σας όρεξη - En Guete - Приятного аппетита - Smacznego - dobrou chuť- Hyvää ruokahalua - Dober tek - Dobrú chuť - mabuting gana- Dobar tek - شهية طيبة - つかむ -

13 agosto 2017

Españoletas

He probado algunas recetas para conseguir las galletas que comía en el pueblo, allí las llamaban tortas de Alcañiz, pero no acababa de encontrarles el punto de crujiente que tenían. Por fin ésta receta que les llaman españoletas es la que más se parece y conforme van pasando los dias están mejor aún, las guardo en una caja metálica y se conservan muy bien.



Ingredientes:
3 huevos M
150 grs. de azúcar
100 grs. de aceite
Una cucharadita de esencia de vainilla
325 grs. de harina
Una cucharadita de impulsor
Una pizca de sal

Encendemos el horno a 180º calor arriba y abajo. Preparamos las bandejas de horno forradas con papel de hornear o con silpat.
Batimos fuerte con las varillas los huevos con el azúcar hasta que hayan doblado el volúmen y blanqueen.
Añadimos la esencia de vainilla y el aceite poco a poco hasta que se haya integrado.
Mezclamos la harina con el impulsor y la sal.  Vamos añadiendo la harina a la mezcla de huevos poco a poco con las mismas varillas pero como irá espesando la seguiremos mezclando con una espátula.
Colocamos la masa en una manga pastelera y vamos distribuyendo en la bandeja del horno montoncitos de unos cinco cm. de diámetro, dejando un espacio entre ellos de unos 3 cm. porque se expanden un poco.

Con un café o con chocolate son estupendas. 

15 enero 2017

Pollo de pagés con langostinos o mar y montaña

Un plato de fiesta mayor, combinación de mar y montaña y con una rica salsa que hace las delicias de los que les gusta untar pan y no parar.



Ingredientes:

Un pollo de pagés cortado cada cuarto en tres trozos
Doce langostinos
Harina para sellar el pollo
Aceite, sal y pimienta
Una cucharada de manteca de cerdo
Un pimiento verde
Un trozo de pimiento rojo
Una cebolla grande
Medio kilo de tomate triturado
Un vasito de brandi o vino blanco
Un vaso de caldo de pollo o agua

Para la picada:
Dos dientes de ajo
Dos rebanadas de pan
Unas ramitas de perejil
Unas diez almendras

Cortaremos el pollo en cuartos y a su vez lo haremos en dos o tres trozos (depende lo grande que sea, normalmente son más grandes que los de granja), les quitaremos la piel, lo salpimentaremos y lo pasamos por harina, espolsando para quitar la sobrante.
Ponemos la manteca y el aceite en una sartén y vamos friendo el pollo, lo reservamos. Freimos muy poco los langostinos solo vuelta y vuelta, los reservamos para ponerlos al final de la cocción del pollo.
En la misma sartén freimos los ingredientes de la picada, los apartamos en la picadora para hacerlos pure, si fuese necesario le añadiríamos un poquito de caldo.
En una cazuela ponemos el aceite que haya sobrado, si hace falta más añadimos para que haya suficiente para preparar el sofrito, echamos la cebolla y los pimientos cortado pequeño, lo dejamos que se rehogue suavemente. Cuando la cebolla esté transparente y los pimientos se hayan ablandado añadimos el tomate triturado, lo dejamos cocer unos diez minutos para que se vaya reduciendo la salsa, colocamos el pollo dándole algunas vueltas para que se impregne de la salsa, le añadimos el brandi o el vino, dejamos que se evapore el alcohol y cubrimos con caldo o agua, dejamos cocer suavemente media hora, dándole vuelta para que no se queme. Al final de la cocción le añadimos la picada y los langostinos, dejamos cocer un par de minutos y ya tenemos lista la cazuela de pollo con langostinos.
Lo podemos acompañar de unas patatas fritas y con bastante pan para ir untando la salsa que queda deliciosa.



14 enero 2017

Rosquillas de anis

Después de una buena temporada sin oublicar, aquí os dejo un poco de dulce que nunca viene mal. Unas rosquillas deliciosas que parecen donuts de lo tiernas que quedan



Ingredientes:

3 huevos
200 grs. de azúcar
2 sobres de azúcar vainillada
100 grs. de aceite
90 grs. de anis
Piel rallada de naranja y limón
700 grs. de harina
Un sobre de levadura o impulsor químico
Pizca de sal
Aceite de oliva suave o de girasol más o menos un litro (para freir)
Azúcar para rebozarlas.

Mezclamos muy bien el azúcar y los sobres de vainillado con la piel de los cítricos rallada, añadimos los huevos, el aceite, el anis, batimos un poco para que el azúcar se integre con los huevos.
Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal, reservamos.
Ponemos en el cuenco de la Kenwood la mezcla, ponemos la pala de mezclar y vamos añadiendo la harina a cucharadas, poco a poco para que se vaya integrando. Cuando veamos que le cuesta un poco, cambiamos la pala por el gancho amasador, acabamos de poner casi toda la harina, ésto depende de las harinas, hay algunas que necesitan más líquido que otras, ha de quedar una masa tierna pero que no se pegue a las manos.
Dejamos reposar media hora.
Vamos cojiendo trocitos como de una nuez, los boleamos y colocamos en una bandeja. Preparamos una tacita con un poquito de aceite, nos untamos un dedo y vamos abriendo un agujero en cada bolita.
Ponemos a calentar el aceite en un cazo hondo para que las rosquillas tengan espacio y se puedan freir bien. Vamos friendo de cuatro en cuatro, ellas solas suben a flote para darles la vuelta, hemos de tener cuidado que no se quemen pues se hacen muy rápido.
Las sacamos a un plato con oapel absorvente y si tenemos ayuda mucho mejor porque así se pueden ir rebozando en azúcar y colocar en una bandeja grande.
Animaros a prepararlas porque se hacen en un ratito de una tarde aburrida y después a disfrutarlas.

Fuente: Frabisa

23 junio 2016

Coca de Sant Joan sin huevos

Cada año me gusta ir probando recetas nuevas de coca de Sant Joan, siempre me inclino por la receta de brioxe de Xavier Barriga, pero ésta me llamó la atención porque no lleva huevo, así que será la novedad de éste año. Como comentario diré que no ha subido mucho, pero de sabor exquisita.




Ingredientes masa madre:
125 grs. de harina de fuerza
75 ml. de agua
2 grs. de sal
2 grs. de levadura liofilizada

Ingredientes masa definitiva:
250 grs. de harina de fuerza
2 grs. de sal
10 grs. de levadura liofilizada
40 ml. de agua templada
40 ml. de leche templada
90 grs. de mantequilla, a temperatura ambiente
La ralladura de ½ limón
La ralladura de ½ naranja
40 grs. de azúcar
10 ml. de ron negro Elixir
10 ml. de agua de azahar

Ingredientes para decoración:
Frutas confitadas
Piñones o almendras fileteadas
Azúcar en perlas para decorar
Leche entera con azucar para pintar

Mezclamos los ingredientes de la masa madre, formamos una bola y lo dejamos reposar en un cuenco  tapado durante 3 horas o toda la noche.

Para preparar la masa definitiva, colocamos en el cuenco de la amasadora la ralladura de la naranja y el limón, la mantequilla blanda, el azúcar, el ron y el agua de azahar, lo mezclamos con la pala hasta formar una bola, sacamos del cuenco.
Echamos por éste orden en el cuenco los ingredientes secos, la harina, la sal, la levadura, la leche, la mitad del agua, la masa madre troceada y la mezcla de mantequilla. Vamos amasando con el gancho y vamos incorporando el resto de agua. Primero hasta que se mezcle todo bien en velocidad lenta y una vez formada una bola subimos la velocidad y amasamos durante diez minutos más o menos. Se puede ir dejando reposar dos minutos cada 3 o 4 minutos de amasado para que se desarrolle el gluten. Boleamos y dejamos reposar en un cuenco tapado durante una hora y media o dos.

Cuando haya doblado el volúmen estiramos la masa sobre un silpat o papel de hornear con un rodillo, lo dejamos bien estirada con un grosor de unos 2 cm. lo volvemos a dejar reposar una hora y media.

Cuando haya vuelto a doblar el volúmen lo pintamos con la leche azucarada y vamos distribuyendo la fruta, las almendras o piñones y el azúcar perlado.

Tendremos el horno calentado a 200º con calor arriba y abajo, introducimos la bandeja y dejamos cocer durante 20 o 25 minutos, hasta verlo dorado. Lo sacamos del horno y le damos un golpe seco sobre la encimera para que no se baje .