Bon profit - Buen provecho - Good Apetit - Bon Appétit - Buon appetito - Guten Apetit - on egin - eet smakelijk - hyvää ruokahalua - smaklig måltid - bo apetito - kos deg med maten - Καλή σας όρεξη - En Guete - Приятного аппетита - Smacznego - dobrou chuť- Hyvää ruokahalua - Dober tek - Dobrú chuť - mabuting gana- Dobar tek - شهية طيبة - つかむ -

13 septiembre 2014

Coca de vidre o crujiente

Con la masa de pizza que suelo hacer cada semana, se puede preparar una coca crujiente en un momento, eso si, se ha de estirar muy bien para que quede lo más fina posible.


Ingredientes:
Masa
400 grs. de harina
250 grs. de cerveza
50 grs.  de aceite
5 grs. de levadura liofilizada
10 grs. de sal

Aceite para untar
Azúcar
Una copita de ron, anís o moscatel

Esta receta la suelo preparar en la Thermomix en un par de minutos está hecha, simplemente poniendo los líquidos durante un minuto a 40º velocidad 1, abrimos y añadimos la harina, levadura y sal y otro minuto velocidad espiga sin temperatura. Sacamos la masa la amasamos un poco con las manos y dejamos reposar entre media y una hora, pero como a mi me gusta la masa muy fina casi no hace falta reposo.

Para prepararla de forma tradicional es simplemente mezclarlo todo, amasar con las manos hasta ver una masa homogénea y lisa, la dejamos reposar y la tenemos lista.

De ésta cantidad salen 16 cocas pequeñas, si no queréis tantas, las podéis congelar.
Cada bola la estiro con el palo, se puede dar forma alargada o circular, la unto con un chorrito de aceite de oliva virgen extra suave y le echo bastante azúcar por encima. En cada bandeja caben 4 individuales, también se pueden hacer cuatro grandes.
Introducimos las cocas en horno ya calentado a 200° con calor arriba y abajo durante 15 minutos, han de quedar tostadas, pero no perderlas de vista porque se pueden quemar en un momento.
Rápidamente las sacamos del horno y le echamos un chorrito de ron, anis o moscatel (lo que más nos guste, o tengamos en la despensa) por encima, veremos que al contacto con el azúcar caliente se pone a hervir, ésto es lo que dará la consistencia de vidrio o crujiente.
El resultado es que no puedes dejar de pellizcar y comer, por eso aunque creáis que son muchas, no dudéis en prepararlas y veréis como no dejan ni las migajas.





10 septiembre 2014

Rosconetes de nudo

Ya se acercan las fiestas de San Miguel en el pueblo y supongo que ya estarán preparando canastas de pastas para consumirlas con familiares y amigos, acompañadas de copitas de anis o moscatel.
Este año he preparado los Rosconetes duros o de nudo que junto con los Almendrados, los Rellenos ,  las Rosquillas o los Mantecados son los más solicitados.



Ingredientes:
150 ml.  de aguardiente
150 ml. de aceite
150 grs. de azúcar
500 grs. más o menos de harina
Un huevo para glasear

Calentamos el horno a 200° con calor arriba y abajo.
Mezclamos en un cuenco el aguardiente con el azúcar, le damos unas cuantas vueltas con una espátula de madera hasta ver que se ha disuelto el azúcar, añadimos el aceite y vamos incorporando la harina, amasamos hasta formar una masa brillante y elástica.
Cojemos un trozo de masa, formamos un churro hacemos un nudo, cortamos dejando un trocito de pata, le podemos hacer unas marcas en la punta o no, eso va a gustos. Untamos con huevo batido.
Introducimos la bandeja con las piezas y horneamos durante 10 minutos con calor por abajo, bajamos la potencia a 180° y con aire lo dejamos 10 minutos más. 
Han de quedar dorados para que se cuezan por dentro y queden crujientes al morder.





31 agosto 2014

Crespillos de borrajas

Este año hemos tenido un verano fresquito porque se han hecho unas matas de borrajas inmensas, de donde saqué las hojas para hacer éstos crespillos, me explicó quien me las dió que pesaba una sola mata 6 kilos y seguía siendo tierna. Sabemos que las borrajas son una verdura muy suave, a pesar de que cuando están frescas pinchan mucho. 
Quién iba a decir que de ésta verdura pudiese salir un postre tan rico como éste.


Ingredientes:
20 Hojas tiernas del corazón de la borraja
Un huevo
100 ml. de leche
50 grs. de azúcar
2 grs. de levadura o impulsor
Pizca de sal
40 grs. de ron Elixir de Bacardí (o anis)
125 grs. de harina
Aceite oliva virgen extra DO Bajo Aragón para freir
Azúcar para rebozar

Limpiamos muy bien las hojas de las borrajas, las secamos y dejamos al fresco para que se mantengan firmes.
Mezclamos la harina con la levadura y la pizca de sal, la tamizamos y reservamos.
En un cuenco batimos el huevo con el azúcar, añadimos la leche y el ron Elixir, lo mezclamos muy bien hasta ver que se ha deshecho el azúcar, añadimos la mezcla de harina moviendo con un batidor para que no queden grumos. Lo reservamos en la nevera tapado con film hasta que vayamos a freirlos.
Ponemos una sartén honda y un poco grande con aceite en el fuego. Vamos untando cada hoja con la mezcla que hemos preparado dejando que se escurra un poco y echándola en la sartén, se frie durante un par de minutos, le damos la vuelta y las ponemos sobre papel absorvente para que deje todo el aceite sobrante, no es una masa que absorva mucho aceite, así que no queda muy grasienta.
Espolvoreamos con azúcar sola o añadiéndole canela, eso va a gustos.
Quedan muy crujientes recién hechos y con un sabor a ron impresionante.


24 agosto 2014

Pizza frutal

Desde que la vi me llamó la atención, una forma muy original de comer fruta diferente, queda ideal para postre o una merienda. No tiene ningún secreto, pero el parecido con la pizza le da su gracia a la presentación.


Ingredientes:
Una rodaja de sandia de la parte del medio que es más grande
Un plátano
Un melocotón
Una manzana de piel roja
Un kiwi
Unos granos de uva, o fresas, o cerezas (lo que tengamos a mano)
Chocolate blanco para rallarlo


Disponemos la rodaja de sandía en una bandeja o plato grande, le damos los cortes para dividirla como si fuese la pizza, así es más facil de servir. 
Cortamos las frutas, la manzana, el kiwi y el plátano, en rodajas muy finas. El melocotón en trocitos, y la uva la limpiamos.
Vamos incorporando por encima de una forma ordenada primero el melocotón por toda la base, el kiwi alrededor, las rodajas de manzana formando un círculo, el plátano por todo alrededor junto con la uva. Una vez lo hemos distribuido todo, le pusi un palillo sobre cada trozo de manzana que atravesase cada ración de sandía también, así no se desmoronaba al servirlo. 
Rallamos el chocolate blanco por encima y se reserva en la nevera para que se mantenga fresco.
Un postre diferente para sorprender a los invitados.