Bon profit - Buen provecho - Good Apetit - Bon Appétit - Buon appetito - Guten Apetit - on egin - eet smakelijk - hyvää ruokahalua - smaklig måltid - bo apetito - kos deg med maten - Καλή σας όρεξη - En Guete - Приятного аппетита - Smacznego - dobrou chuť- Hyvää ruokahalua - Dober tek - Dobrú chuť - mabuting gana- Dobar tek - شهية طيبة - つかむ -

22 octubre 2014

Estonian Kringle

Al ver ésta rosca en un blog francés me quedé prendada, con esas láminas bien delimitadas y crujientes, aunque es más bien un briox.  Con el relleno de canela y nueces no necesito ambientador en casa, pues queda toda la casa con aroma excelente.
Es una receta muy fácil de hacer y mucho más si se dispone de robot amasador, él lo hace todo y solamente un poco de boleado a mano para darle forma, lo demás es reposo y horneado.



Ingredientes:
300 grs de harina (150 fuerza y 150 normal)
120 ml. de leche templada
una cucharadita de azúcar glas
un huevo
30 grs. de mantequilla
10 grs. de levadura liofilizada
un pellizco de sal

Para el relleno
40 grs. de mantequilla
4 cucharadas de azúcar
2 cucharaditas de canela en polvo
Un puñado de nueces picadas

Azúcar glas para espolvorearla


Templamos la leche con el azúcar y disolvemos la levadura en ella, dejamos reposar 10 minutos.
En el cuenco de la amasadora ponemos la harina, la sal y la mantequilla a temperatura ambiente, cortada en cubitos. Con la pala vamos mezclandolo todo hasta ver que la harina ha absorvido toda la mantequilla.
Añadimos la mezcla de leche y el huevo, con la misma pala se irá mezclando todo, quedará una masa muy densa, entonces cambiamos al gancho, seguimos amasando durante 5 minutos, lo sacamos y sobre la encimera le damos un poco de amasado manual y boleamos, lo dejamos reposar en un cuenco tapado entre una hora y hora y media.
Habrá crecido bastante, en ese punto desgasificamos, le damos forma de rectángulo bien extendido, más o menos 30x40 .
Preparamos el relleno con la mantequilla derretida, la canela y el azúcar, lo mezclamos y extendemos sobre la masa, esparcimos nueces picadas y enrollamos, cortamos el rollo por la mitad a lo largo sin llegar al final y vamos formando una trenza con la abertura de los pliegues hacia arriba.
Formamos una corona uniendo las dos puntas, lo dejamos reposar mientras se calienta el horno a 200º, durante media hora.
Horneamos a 180º durante 25 minutos, primero con calor por abajo y durante los 5 últimos minutos si vemos que no está dorado, calor por arriba también .
Una vez fuera del horno espolvoreamos con azúcar glas.

Si queréis ver el proceso aqui

16 octubre 2014

Tabulé con manzana

Una ensalada refrescante para disfrutarla antes que vengan los frios y húmedos dias de otoño. 
Hoy tenía pensado preparar pulpo a feira con unas patatas y para completarlo he escojido éste Tabulé tan ligero y completo a su vez.



Ingredientes:
200 grs de semola de cuscus
Agua, sal aceite y una cucharada de mantequilla

Un trozo de pimiento verde
Media cebolleta tierna
Un tomate rojo grande (sin semillas)
Una manzana Royal gala
Unas hojas de menta
Aceite, vinagre, sal y pimienta

Preparamos la sémola como indique el fabricante, la dejamos enfriar y reservamos en la nevera.
Cortamos en trocitos pequeños el pimiento, la cebolleta y al tomate le quitamos las semillas interiores pero dejamos la piel y también lo cortamos, a la manzana le dejamos la piel y la dejamos del mismo tamaño que las verduras, lo reservamos.
Preparamos la vinagreta en una fuente grande, echamos un poco de sal, pimienta, 3 partes de aceite y una de vinagre (depende del gusto de cada cual), lo mezclamos muy bien batiendo un poco.
Le incorporamos a la fuente las verduras y le vamos dando vueltas para que se vaya impregnando de la vinagreta, añadimos el cuscus en 3 veces para que se mezcle bien.
En el último momento cortamos muy pequeña la menta y la añadimos a la ensalada dándole unas vueltas.
Lo podemos servir ayudándonos de un aro y decorándolo con unos gajos muy finos de manzana.


15 octubre 2014

Kugelhopf Alsaciano con sabor mediterráneo


El Kugelhopf es una especialidad tradicional de la zona central de Europa, existen muchas variantes el Gugelhupf es de Alemania en Chequia le llaman Bábovka y en la zona de Alsacia en Francia se le denomina Kugelhopf que es en el que me he basado. Se hornea en un molde especial de cerámica con chimenea central para que se cueza en el interior. Si no se dispone de el podemos utilizar uno de silicona o de metal, pero se cocerá más rápido y vigilaremos para que no se queme.
Podríamos decir que está entre un brioche y un bizcocho, o que como se come por Navidad tiene un parecido con el Pandoro o el Panetone italiano.
El original lleva pasas hidratadas en ron, pero como no nos gusta lo cambié por unas cucharadas de agua de azahar para hacerlo con sabor mediterráneo .



Ingredientes:
500 grs. de harina
125 grs de mantequilla
200 ml de leche
3 huevos
25 grs de levadura fresca o 10 grs de liofilizada (polvo)
100 grs de azúcar
pizca de sal
3 cucharadas de agua de azahar
almendras (con piel, yo las puse peladas porque no tenía)

En un vasito templamos un poco de leche y disolvemos la levadura, lo dejamos 10 minutos que fermente.
En el cuenco de la amasadora ponemos la harina, el azúcar, los huevos, la pizaca de sal y la leche. Ponemos el gancho y amasamos hasta que esté todo integrado, vamos añadiendo la mantequilla en trozos, añadimos la levadura y el agua de azahar, continuamos amasando hasta que la masa se desprenda de las paredes del cuenco, si pusiésemos pasas éste es el momento de hacerlo, le damos forma de bola y lo dejamos reposar entre una hora y dos.
Preparamos el molde untándolo muy bien con mantequilla por todos lados, colocamos las almendras en los surcos, podemos poner una o dos en cada uno.
Cuando ha levado y ha aumentado el doble, sacamos la masa con cuidado, la boleamos y le hacemos un agujero central con cuidado de no manejarla mucho para que no pierda gas, la ponemos en el molde y dejamos que crezca durante un par de horas, si queremos acelerar el proceso lo podemos poner en horno templado a 50º y apagado.
Una vez haya fermentado la masa calentamos el horno a 200º durante 10 minutos, metemos el molde y horneamos durante media hora con calor solo por abajo, así no se dora tanto por arriba.  Pinchamos con una brocheta y si sale limpia ya estará listo. Si el molde fuese de cerámica alargaríamos el tiempo a 45 min.
Sacamos el molde del horno, lo dejamos enfriar 5 minutos, le damos la vuelta y desmoldamos dándole un par de golpecitos por los lados.

Este es el pequeño, lo hemos probado y nos da la sensación que a lo que más se parece es a un Pandoro, con una tacita de chocolate sería estupendo.


He de hacer un par de comentarios y es que al añadirle más líquido por el agua de azahar, me quedó una masa muy tierna, así que la próxima vez reduciré la cantidad de leche.  Al no tener el molde original, tuve que dividir la masa en otro molde más pequeño por miedo a que se saliera al hornearse, pero después vi que podía haber puesto toda la masa en uno.
Si queréis ver el procedimiento hay un video de Albarock en francés que lo explica muy bien.

13 septiembre 2014

Coca de vidre o crujiente

Con la masa de pizza que suelo hacer cada semana, se puede preparar una coca crujiente en un momento, eso si, se ha de estirar muy bien para que quede lo más fina posible.


Ingredientes:
Masa
400 grs. de harina
250 grs. de cerveza
50 grs.  de aceite
5 grs. de levadura liofilizada
10 grs. de sal

Aceite para untar
Azúcar
Una copita de ron, anís o moscatel

Esta receta la suelo preparar en la Thermomix en un par de minutos está hecha, simplemente poniendo los líquidos durante un minuto a 40º velocidad 1, abrimos y añadimos la harina, levadura y sal y otro minuto velocidad espiga sin temperatura. Sacamos la masa la amasamos un poco con las manos y dejamos reposar entre media y una hora, pero como a mi me gusta la masa muy fina casi no hace falta reposo.

Para prepararla de forma tradicional es simplemente mezclarlo todo, amasar con las manos hasta ver una masa homogénea y lisa, la dejamos reposar y la tenemos lista.

De ésta cantidad salen 16 cocas pequeñas, si no queréis tantas, las podéis congelar.
Cada bola la estiro con el palo, se puede dar forma alargada o circular, la unto con un chorrito de aceite de oliva virgen extra suave y le echo bastante azúcar por encima. En cada bandeja caben 4 individuales, también se pueden hacer cuatro grandes.
Introducimos las cocas en horno ya calentado a 200° con calor arriba y abajo durante 15 minutos, han de quedar tostadas, pero no perderlas de vista porque se pueden quemar en un momento.
Rápidamente las sacamos del horno y le echamos un chorrito de ron, anis o moscatel (lo que más nos guste, o tengamos en la despensa) por encima, veremos que al contacto con el azúcar caliente se pone a hervir, ésto es lo que dará la consistencia de vidrio o crujiente.
El resultado es que no puedes dejar de pellizcar y comer, por eso aunque creáis que son muchas, no dudéis en prepararlas y veréis como no dejan ni las migajas.