Bon profit - Buen provecho - Good Apetit - Bon Appétit - Buon appetito - Guten Apetit - on egin - eet smakelijk - hyvää ruokahalua - smaklig måltid - bo apetito - kos deg med maten - Καλή σας όρεξη - En Guete - Приятного аппетита - Smacznego - dobrou chuť- Hyvää ruokahalua - Dober tek - Dobrú chuť - mabuting gana- Dobar tek - شهية طيبة - つかむ -

19 mayo 2014

Rosquillas huecas o Almojábanas

Una nueva receta para recuperar los sabores de mi niñez, dicen que mi abuela tenía una mano estupenda para hacer éstas pastas, que era muy difícil encontrarles el punto porque había que trabajarlas bien y añadirle la cantidad de huevo justa para darle la consistencia adecuada a la masa, aunque no conservo sus recetas me he propuesto recuperarlas por mi cuenta.
Son ideales para rellenar o para ponerles un glaseado blanco.
Como podréis comprobar es la masa típica de profiteroles o lionesas, pero aqui no le ponemos mantequilla sino aceite, por eso se les suelen llamar rosquillas huecas o almojábanas, son típicas del Bajo Aragón.


Ingredientes:
125 grs. de harina
125 grs. de aceite
125 grs. de agua
20 grs. de azúcar
3 o 4 huevos (yo puse 4 tamaño M)
Para espolvorear azúcar grano o glas

Ponemos en una cazuela el agua, azúcar y aceite, cuando empiece a hervir echamos la harina de golpe, vamos removiendo con una cuchara de madera hasta que se vaya formando una masa que se desprenda de las paredes del cazo, lo apartamos del fuego para que se enfríe un poco. En éste punto tenemos dos posibilidades o hacerlo a mano o con el robot y la pala mezcladora, vamos echando de uno en uno los huevos, no echando el siguiente hasta ver que la masa ha absorvido bien todo el huevo. Al final queda una masa muy blanda, por eso yo suelo ponerla en una manga pastelera y voy distribuyendo montoncitos del tamaño de una nuez en una bandeja para horno, puede ser cubierta con silpat o con papel de hornear, sobre todo debemos dejar espacio porque crecen en el horno. Cuando estén todos colocados me mojo un dedo en aceite y le voy haciendo un agujero en medio, así queda la forma de la rosquilla.
Ponemos el horno a 200º con calor arriba y abajo, cuando esté caliente lo horneamos por espacio de 25 minutos, después lo puse 5 minutos a 170° con aire, así quedan más secas y no se bajan.
Una vez fuera del fuego le podemos poner azúcar glas, o azúcar normal y si gusta se puede añadir canela. Como quedan huecas por dentro son ideales para rellenar con nata, crema o ganache de chocolate, ésta vez las hice solas que es como las comía en casa de mi abuela.







2 comentarios:

  1. Ya estoy deseando hacerlas! tienen que estar buenísimas, y aunque sé que algunas irán rellenas, yo también soy de comerlas solas, tienen que ser una delicia. Gracias por la receta. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo sencillo es donde se saborea el producto, pero si le pones un relleno ya es de fiesta mayor. Gracias por tu visita.

      Eliminar